El Tor Browser evita que se sepa los sitios web que visitas. Algunas entidades, como tu Proveedor de Servicios de Internet (ISP), pueden ser capaces de ver que estás usando Tor, pero no sabrán a dónde vas cuando lo hagas.