Todas las conexiones salientes deben ser permitidas, para que cada repetidor pueda comunicarse con los demás.

En muchas jurisdicciones, los administradores de repetidores Tor están cubiertos legalmente por la misma regulación sobre proveedores que previene que los proveedores de servicios de internet puedan ser responsables del contenido que terceros hacen circular por su red. Los repetidores de salida que aplican algún filtro al tráfico, es posible que pierdan esas protecciones.

Tor fomenta el acceso libre a la red sin intromisiones. Los repetidores de salida no deben filtrar el tráfico que pasa a través de ellos hacia internet. Los repetidores de salida que apliquen filtros al tráfico serán catalogados con el distintivo BadExit cuando sean detectados.