A veces, después de haber usado Gmail a través de Tor, Google te muestra una ventana emergente diciéndote que alguien puede haber accedido sin permiso a tu cuenta. Dicha ventana muestra una serie de direcciones IP y ubicaciones físicas recientemente utilizadas para acceder a tu cuenta.

En general esto es una falsa alarma: Google ha visto un montón de intentos de ingreso desde sitios diferentes, debido al uso de Tor y ha decidido que sería buena idea confirmar que la cuenta está intentando ser utilizada por su legítimo dueño.

Aun cuando esto puede ser consecuencia de usar el servicio a través de Tor, eso no significa que debas ignorar la advertencia. Probablemente sea una falsa alarma, pero puede que no y que alguien haya robado tu cookie de Google.

El robo de cookies es posible mediante acceso físico a tu ordenador o mediante la monitorización del tráfico de la red. En teoría, sólo el acceso físico podría comprometer tu sistema porque Gmail y otros servicios similares deberían usar SSL para enviar la cookie. En la práctica es más complicado.

Y si alguien se apoderó de tu cookie de Google, podría estar intentando ingresar a tu cuenta desde lugares no habituales para tí (o la causa podría ser otra). Resumiendo, podría decirse que al estar usando el Navegador Tor, esta medida de Google no es demasiado útil para tí, porque resulta en falsos positivos demasiadas veces. Deberás usar otros métodos, como mirar si hay actividad extraña en tu cuenta, o examinar las fechas de los ingresos recientes y preguntarte si eras tu quien ingresaba a aquellas horas.

Recientemente, los usuarios de Gmail pueden activar la verificación en dos pasos en sus cuentas para añadir una capa más de seguridad.