Tomamos al abuso seriamente. Activistas y policías usan Tor para investigar el abuso y ayudar a apoyar a los sobrevivientes. Trabajamos con ellos para ayudarlos a entender cómo Tor puede ayudar en su trabajo. En algunos casos, errores tecnológicos fueron hechos y ayudamos a corregirlos. Debido a que algunas personas en comunidades de sobrevivientes eligen el estigma en vez de la compasión, el buscar apoyo con víctimas en similares condiciones requiere tecnología que preserve la privacidad.

Nuestro rechazo a incorporar puertas traseras y censura en Tor no es debido a una falta de preocupación. Nos oponemos a debilitar a Tor porque dañaría los esfuerzos para combatir el abuso de niños y el tráfico humano en el mundo físico, mientras que removería espacios seguros en línea para las víctimas. Mientras tanto, los criminales aún tendrían acceso a botnets, teléfonos robados, cuentas de alojamiento hackeadas, el sistema postal, mensajeros, oficiales corruptos, y cualquier tecnología que emerja para trocar contenido. Ellos adoptan tempranamente la tecnología. En vista de esto, es peligroso para los generadores de políticas asumir que el bloqueo y el filtrado son suficientes. Estamos más interesados en ayudar a los esfuerzos para detener y prevenir el abuso de niños que a los políticos a ganar puntos con sus electores al esconderlo. El rol de la corrupción es especialmente preocupante; mira este reporte de las Naciones Unidas sobre El Rol de la Corrupción en el Tráfico de Personas.

Finalmente, es importante considerar el mundo que los niños encontrarán como adultos cuando se establezcan políticas en nombre de ellos. ¿Nos agradecerán si son incapaces de emitir sus opiniones como adultos con seguridad? ¿Qué pasa si están tratando de exponer una falla del estado en proteger otros niños?