A pesar de que el nombre puede indicar lo contrario, el "modo incógnito" y las "pestañas privadas" no te hacen anónimo en internet. Estos modos borran la información de tu ordenador relativa a la sesión de navegación recien terminada, pero no aplican ninguna medida para esconder tu actividad o la huella que dejas en internet. Eso significa que un observador puede recolectar tu tráfico de forma tan fácil como con un navegador convencional.

El Navegador Tor ofrece todas las características amnésicas de las "pestañas privadas" a la vez que también oculta tu dirección IP, las páginas que visitas y detalles sobre tu dispositivo que podrían ser utilizados para trazar un perfil sobre tu actividad en la web, permitiendo una navegación realmente privada que es camuflada de principio a fin.

Para más información referente a las limitaciones del modo incógnito y de las pestañas privadas, véase el artículo de Mozilla sobre algunos mitos sobre la navegación privada.