No mucho, a muy grandes rasgos. La red ha estado corriendo desde octubre de 2003, y solamente ha generado un manojo de quejas. Por supuesto, como todas las redes en Internet orientadas a la privacidad, atrae su cuota de imbéciles. Las políticas de salida de Tor ayudan a separar el rol de "con voluntad de donar recursos a la red" del de "con voluntad de tratar con quejas de abuso de salidas", por lo que esperamos que nuestra red sea más sostenible que pasados intentos de redes de anonimato.

Al tener Tor muchos buenos usos también, sentimos que nos está yendo bastante bien al lograr un equilibrio, por el momento.